Son metrosexuales

Brenda Ducreux /DIAaDIA /

Gastos

Carlos gasta $500 mensuales en ropa, gimnasio y salón de belleza, para tener buena imagen.

“No porque me arreglo soy homosexual”. Cuidar la apariencia ya es algo que no solo les corresponde a las mujeres, pues para Carlos Quintero Frías, de 27 años, realizar actividades como ir al gimnasio, hacerse la manicura, sacarse las cejas y hacerse la limpieza de cutis es algo normal en su vida.

El reloj suena a eso de las ocho de la mañana y es indicativo para que Carlos empiece con su rutina, que será realizada para mantener una apariencia varonil, sutil y encantadora ante la vista de las personas.

“Estamos en pleno siglo XXI y esos prejuicios que se tienen de que un hombre que se arregle mucho es homosexual han cambiado con el trascurrir de los tiempos”, explicó.

Carlos, quien también es profesor de inglés y modelo, manifestó a DIAaDIA que le ha pasado que al caminar levanta miradas; ante esto cree que es por su buena apariencia y la forma tan original que tiene al vestir, y es que, considera que no es necesario gastar mucho, ya que con poco dinero y saber combinar las prendas se puede tener una buena apariencia.

Este joven, oriundo de Las Tablas, Los Santos, describe la metrosexualidad como un varón sin complejos, que ha establecido una comunicación con su lado femenino, pero sin perder su condición de hombre.

El perfil que se tiene de un metrosexual en la ciudad de Panamá, mediante un sondeo, es de un hombre higiénico que asume la misión de acabar con el modelo del macho dominante, duro y autoritario.

El psicólogo Christian Tejeira explicó que en la sociedad hay una pequeña minoría que acepta estos cambios y otra no, “poco a poco las personas llegan a entender los cambios que tiene el varón moderno de hoy”, aseveró.

Leave a Reply